Menu
Home / Nueva Zelanda

Hammer Springs, disfrutando de una noche de spa

Como ya os conté en mi artículo sobre mi tour por la isla sur. Hammer Springs fue una parada improvisada que no entraba dentro de nuestros planes. Nuestro plan inicial era pasar el día en Kaikoura, disfrutar de un increíble tour de ballenas, encontrarnos con la maravillosa colonia de focas y poner rumbo a Queenstown. Pero el mal tiempo canceló nuestros planes, así que decidimos adaptarnos y trazar otra ruta.

Hicimos una pequeña parada para comer y nos pusimos a buscar opciones que estuvieran dentro de nuestra ruta y no nos hicieran sumar muchos kilómetros. Aunque como ya sabéis en Nueva Zelanda es difícil no acumularlos.

Aquí fue donde descubrimos Hammer Springs. Un pequeño pueblo destinado al descanso y cuidado personal, algo muy necesario cuando llevas tantas horas de viaje. 😀

Como viajábamos en invierno íbamos a llegar de noche, así que decidimos tomarnos la visita como una parada para descansar y mimarnos, y no como un lugar para descubrir.

Descansando bajo un cielo estrellado

Una vez que llegamos a nuestro hotel y dejamos las cosas nos pusimos rumbo a Hanmer Springs Thermal Pools & Spa. No tuvimos que reservar, simplemente llegamos y pagamos directamente allí.

Nosotros viajamos en agosto, invierno en Nueva Zelanda, lo que significa que por la noche estábamos a 2 grados. Hacía bastante frío y más si tienes que salir en bañador al exterior.

El lugar es precioso y más por la noche. Creo que cualquier lugar se llena de encanto por la noche. Pero cuando sales de los vestuarios y te tienes que quedar descalzo y en bañador a 2 grados te quieres morir de frío.

La sensación al entrar a las piscinas a más de 30 grados con el choque de los 2 grados en exterior es super agradable. Reconozco que al principio, por el frío, me dolían los pies de ir descalza de una piscina a la otra, pero al final terminaba provocando esa sensación.

El mejor momento, sin duda, es ese momento en el que te metes en la piscina caliente, te acercas a una cascada y sientes el agua caliente cayéndote por el pelo mientras miras hacia arriba y descubres un increíble manto estrellado.

Cosas que no debes olvidar cuando vayas al SPA

Recuerda llevarte una bolsa con todo lo necesario para cambiarte después. Te aconsejo llevarte unas chanclas para las duchas, una toalla para cuando sales del spa y otra para cuando te duchas y tu champú. Hay secadores, aunque tienen muy poca potencia, pero es un trasto menos que tienes que llevar. No es necesario llevar gorro de ducha.

Dónde dormir en Hammer Springs

Como fue totalmente improvisado, tuvimos que coger el hotel con tan solo unas horas de adelanto, así que al ser un pueblo tan turístico fue imposible encontrar algo económico en el centro, pero como íbamos en coche nos daba un poco igual.

Nosotros dormimos en Alpine Adventure Holiday Park. EL hotel está dividido por cabinas de diferentes categorías. Como nosotros solo íbamos a pasar una noche, cogimos una cabina estándar.

Las cabinas estándar solo tienen una cama, una mesa con dos sillas y el televisor. Todas tienen calefacción, así que no pasada nada frío. Pero el cuarto de baño y la cocina son comunitarias. Se encuentran en otras cabinas en el centro del recinto.

Como nosotros madrugábamos mucho, tuvimos que salir al baño cuando aún era de noche y hacía mucho frío y, la verdad, las cabinas del baño estaban heladas y salir de la ducha fue horrible. Así que, si vas en invierno te recomiendo que elijas una cabina con baño privado. Es más cómodo y pasarás menos frío.

EL hotel nos costó 47,57 $NZ (28€ aproximadamente). Como llegamos por la tarde noche ya no había nadie en recepción, nos dejaron las llaves de nuestra cabina en un buzón. Al salir hicimos lo mismo para dejarlas. Lo bueno de este hotel, es que puedes entrar con tu coche y aparcarlo justo delante de tu caseta.

No Comments

    Leave a Reply